Apoyarnos para seguir creciendo juntos

Emprender no es nada fácil. Y más cuando se parte de cero, como era mi caso. Me lancé con muchas ilusiones, sí, pero también con numerosas dudas.

De ahí, que agradezca muy especialmente la cercanía, la comprensión y ese hombro amigo en el que arrimarme cuando surgen las inevitables dudas. Ese hombro que habéis puesto a mi disposición desde que, hace ya más de dos años, decidí convertirme en emprendedor.

La ruta sigue siendo sinuosa, con muchas pendientes que ascender y baches que sortear. Pero, con vuestra ayuda, Antonio, la aventura va por muy buen camino. Gracias.

Emilio Tomás (Taller de Prensa)